lunes, 29 de noviembre de 2004

Sueño cambiado: To Tamworth

(27 Noviembre)

  • Abro los ojos y cojo de encima de la mesita de noche el reloj. Son las seis y media de la mañana y recuerdo que cuando me fue imposible seguir aguantando a Shirley McLain y me fui a la cama, eran las dos menos diez de la madrugada. Trato en vano de volver a dormirme.
  • Enciendo el ordenador pretendiendo ponerme a escribir el capítulo final de la odisea en Birmingham del fin de semana anterior. La contraseña del Windows XP no funciona obligandome a buscar una alternativa.
  • El DVD de "Bend it Like Beckham" que me ha dejado Jody alegando que es muy divertida no me parece lo suficientemente tentador. Cojo el "Bus Times" del tablon de notas donde lo dejamos pinchado despues de cadapertinente consulta.
  • A las siete y cuarenta y seis pasa el primer autobus. Hago tiempo ojeando las mil doscientas páginasl del catálogo del "Argos".

  • Llega el autobús y el billete más pequeño que tengo es el de diez libras. Descubro con espanto que soy el primer pasajero del día, y tras preguntar tres veces al chófer, de tres maneras distintas, a mi cerebro llega la información de que no tiene cambio y no le es posible cobrarme. Reacio yo a bajarme e intantando que alguna idea surja espontáneamente por algún lado. Y la idea emerge de boca del cochofer (junto con el chofer del autobus y el que subscribe, viajaba otro hombre con uniforme de conductor de autobus que se encargaba de dar conversacion a su colega). Este hombre piensa que sería posible llegar a Kingsbury y cambiar allí en alguno de los comercios frente a la primera parada (frente de "White Swan"). El chófer en ejercicio lo ve con buenos ojos y nos vamos a Kingsbury.
  • En algo menos de cinco minutos estamos frente a White Swan. La parada está vacía. Abre la puerta y me dice algo que contenía la siguiente informacion: "Go to change. We'll wait for ya in here" (del in no estoy muy seguro).
  • Sin demora entro en la unica tiendecilla que veo abierta y que casualmente era la más cercana a la pararda (unos diez metros). No veo a nadie. Intento que alguien se aperciba de mi presencia: "Hello!?" Funciona y aparece una mujer de exigua estatura. En la tienda hay muchas tarjetas de felicitacion y chucherias varias.
  • Could you give me change from ten pounds please? I need three pounds for the bus,
  • ... - (Mirada escrutadora)-.
  • I need three pounds - Iinsisto-.
  • ... - (Mirada escrutadora y algo preocupada)-.
  • Acto seguido cojo un para de chocolatinas "New Nestle Hero Caramel" del mostrador (0,37£ each) y se las enseño. "These ones please".
  • Me da el cambio, yo guardo mis chocolatinas y salgo a toda prisa a pagar mi "return ticket to Tamworth" NOTE:he de apuntar que esta vez si me entendió el chófer a la primera lo de "return"; y no, no era el de la otra vez, era un chófer disitnto.
  • Todos contentos. (2,70£). To Tamworth.
  • En Tamworth me encuentro con que están montando el "Tamworth Market" ("los gitanos de Alcalá pero con tenderetes más coquetos") por todas las calles del centro. No llegan a ser las ocho y media de la mañana y son muy pocos los comercios abiertos.
  • En el centro comercial sólo se ve trabajar al personal de cafeterías, aunque tras los escaparates se puede ver como los empleados empiezan a dejar las cosas listas para las inminentes aperturas. En la puerta del "The Works (publisher outlet)" miro un folio que informa sobre los horarios de apertura del establecimiento en cuestión: "Saturday 9 a.m.".
  • Salgo del centro comercial y doy cuenta de una de las chocolatinas. Echo en falta un vaso de leche para acompañar al chocolate.
  • Opto por echar un vistazo a la parte trasera de la catedral y cómo no, me encuentro rodeado de lápidas mortuorias (en este caso "honrando la memoria de aquellos que entregaran sus vidas en pos de la libertad para con sus iguales). Anexa, la biblioteca de Tamworth. Y como esta vision ha dejado de ser algo nuevo para mi, me sienteo en un banco tras haberme entretenido durante unos segunos observando los movimientos de un ave común por aquí - es fisicamente como un pingüino que hubiese decidido por fin completar su evolución lógica-.
  • Foto para "inmortalizar" el momento: http://usuarios.lycos.es/fotosbruce/creepy.jpg , y el campanario comienza a anunciar la llegada de las nueve en punto de la mañana.
  • En el centro comercial, la primera tienda a la que entro es "The Works (Publishers Outlet)", donde por noventa y nueve peniques compro una guia de frases en español para Dan. NOTE: hace un momento (en la actualidad actual, no la actualidad del relato) he tenido que ponerme a explicarle la existencia en el "Spanish" del género de los sustantivos.
  • En el "MHW" encuentro el regalo para la Eva de Alcalá (y éste lo tenía en la lista de los difíciles; noto un leve cosquilleo de orgullo por mis entrañas).
  • Ahora en "all:sports". Doy con el regalo que estuve sopesando podía ser correcto para el Peluzo. Me paso más de cinco minutos mirando tallas del artículo en cuestión. A saber cuál utiliza el Pelu. Aparece la jovencilla que me saludó al entrar [Flashback] "Good morning. You all right?" [Fin del flashback].
  • Can you help me? - le digo. Y le muestro el artículo que me interesaba - Do you have a biger one?
  • What size?
  • Uff... I don't know. This is too small and this is too big - rercurro a lo fácil -.
  • Too small and too big. Ok - tras señalar me localiza y ofrece una treinta y dos en color blanco -.
  • Is this the only blue one? - No estoy muy seguro de haber construido una frase comprensible, pero la chavala me entiende -.
  • Yeh - me confirma tras echar un vistazo al género -.
  • Ok then. This one could be - Apruebo y me quedo con el artículo en color blanco -.
  • Apunto aquí que he salido con la prioridad de ir cerrando pronto el paquete de regalos destino Utrera que quiero tener preparado antes de Navidad. Pretendo hacerlo llegar al piso de Cristina no después de su cupleaños (29 de Diciembre).
  • En el "Argos" el joven (todos los empleados de los distintos establecimietnos a los que accedo son visblemente más jovenes que yo; quizá omita estos datos dándolos por supuesto de aqui en adelante para no repetirme tanto) cajero, el joven cajero del Argos es una ametralladora disparando palabras. Tenemos nuestras dificultades. Resulta ser que intenta confirmar conmigo los artículos pedidos. Acaba mostrándome su monitor al finalizar cada una de sus frases seguidas con prontitud por los correspondientes "Sorrys/Pardons" míos. NOTE: el Argos es una tienda en la que se compra por catálogo: 1) Miras el inmenso catalogo y decides qué deseas adquirir. Apuntas el código del artículo en unas hojillas que hay dispuestas en las distintas mesitas del hall y, si quieres puedes confirmar el código en la máquinita que también hay en la mesa para saber si se corresponde con lo que tú deseas. 2) Llevas la hojita al cajero donde quien te atienda confirmará los productos pedidos contigo. Le pagas si está todo correcto y obtienes un ticket factura con un número de pedido. 3) Tomas asiento y te pones a mirar el monitor para controlar el paso de tu número pase de mostrarse en una de las columnas inferiores a la fila de arriba. En cualquier caso también puedes atender a la megafonía, en cuanto digan "Casher number one nine hundred eleven, to you collection point, please" te acercas al mostrador del almacén. 4) Le das el ticket a quien vaya a atenderte y te lo sellará una vez por cada artículo listado. Te mostrará los productos y los guardará en una bolsa. Te da las gracias, le das las gracias y has finalizado tu compra.
  • Salgo del Argos con los dos regalos para las pitufillas de Utrera y un paquete de cuatro pilas recargables Energizer (Jose me perdió dos de las cuatro que tenia en casa). Ya puedo tachar cuatro personas más de la lista de regalos pendientes.
  • Vuelvo a casa en el autobús de las once.