martes, 15 de marzo de 2005

Lega, legali-za-ción

Me encuentro en la parada de White Swan sobre las 06:30. Salvo la tienda de prensa - donde una vez consegui cambio para pagar un bus que me había traído de valde desde Piccadilly hasta Kingsbury - todo está cerrado.

Después de utilizar el día anterior para planificar, en la medida de lo posible, el viaje de hoy, comencé a ponerlo en práctica sin incidencias que destacar. Tomé el 777 a las 06:22 y ahora espero en White Swan al 115 con destino Birmingham.

Sigo constatando que aquí no se dan los "good mornings" a quienes ya estamos esperando en la parada. NOTE: tampoco se devuelven.

  • 06:50 (según el reloj de mi móvil - adelantado considerablemente -) -- Subo al autobús y pido un "All Day Ticket", el chófer me dedica un animoso "Thank you". Me encuentro con un autobus demasiado repleto para lo que había supuesto a estas horas tan tempranas.
  • 06:52 -- Suben en la siguiente parada un chaval negro y una india con su trapillo en la cabeza. No todos son nativos en Kingsbury (lo cual se agradece).
  • 06:59 -- Compruebo que el pasaporte sigue estando en la maleta bajo el sandwich de jamón ahumado, queso inglés y mantequilla.
  • 07:00 -- Se acaba de sentar una señora en el asiento de en frente. Ya no puedo estirar las piernas.
  • 07:01 -- Alcanzamos la parada del Asda de Birmingham. Suben dos mujeres, una de ellas con babi azul que la delata como empleada del citado supermercado.
  • 07:06 -- Nueva parada. Sube la coleguilla de la señora que estaba a mi frente. Ésta me dirige un "Excuse me", se sienta a mi diestra y la nueva pasajera ocupa el asiento recien abandonado por su compañera.
  • 07:14 -- En la parada previa al enorme escalextric suben tres personas de raza negra y un nativo. La gente perteneciente a una raza común tiende a agruparse/residir junto con sus iguales: barrios de indios, barrios de negros, barrios de ingleses...
  • 07:16 -- Parada de la Universidad de Aston. Baja una mujer.
  • 07:21 -- Llegamos a Birmingham.
  • 07:24 -- Avisto un perro con un chaquetón acompañado de hombre portador de mochila grande e indumentaria similar a la del cánido. Ambos se encuentran sobre el cesped del parque que rodea a la catedral.
  • 07:57 -- Me acabo de hacer en Digbeth Coach Station con mis "Day Return Ticket". El encargado de dispensar los tickets en taquilla me ha corregido mi "day return" y hasta la tercera no cogió mi "three". En mi defensa alego que llegué asfixiado tras extraviarme en un principio, preguntar tres veces por la ubicación de la "coach station" - a la tercera no me corrigeron mi "coach" -, y por último, recoger parte de mi equipaje en plena carretera.
  • 08:05 -- Aún está subiendo gente. Los asientos del autobús son la caña, el tipo de delante mía está leyendo japonés y en la tele nos echan la grabación de la cámara de seguridad.
  • 08:06 -- La mujer que rompió mi ticket ha entrado a contarnos, al pasar por mi lado ha dicho "six". Se ha sentado al volante.
  • 08:10 -- Me apercibo de que el reloj de abordo marca las 08:02. Acabo de advertir el posible adelanto de mi reloj.
  • 08:12 -- arranca el bus. Partimos con algunos minutos de retraso sobre la hora de salida prevista. Yo ya me he puesto mis cascos y escucho las lecciones de "Primsleur Japanese".
  • 08:24 -- Forzosamente recuerdo que escasamente habré dormido un par de horas. Me coloco el cinturón de seguridad, escondo el móvil en el interior de mi chaquetón y me dispongo a dar una cabezada.
  • 09:34 -- Tengo el cuello hecho mixtos. Veo que avanzamos muy despacio. Hemos topado con un embotellamiento de consideración.
  • 10:51 -- Los suburbios de Londres se asemejan bastante a los de Birmingham.
  • 11:02 -- La ciudad es enorme. La parte que atravesamos se me parece a Sevilla.
  • 11:30 -- Sigo manteniendo que arquitectónicamente, esta ciudad guarda un gran parecido con Sevilla (determinadas zonas). Ahora bien, Londres es MUCHO más grande y posee cabinas telefónicas rojas; nosotros carecemos de ellas. NOTE: ahora mismo me acuerdo de: la Plaza de España, la Giralda, la Torre del Oro, los Reales Alcázares, el Parque de Maria Luisa y el Guadalquivir. Uno piensa que la gente quiere ir a Londres porque "está lejos".
  • 11:36 -- El reloj del bus marca las 11:29. Como haga este mismo tiempo a la vuelta no me dará lugar a coger el ultimo bus Birmingham-Kingsbury.
  • 11:49 -- Llegamos al módulo de llegadas ("arrives") de Victoria Coach Station con una hora de retraso. Acabo de completar el trayecto inverso al que hice el día de mi llegada al Reino Unido.
  • 12:21 -- Encuentro un "Post Office" y me hago con sellos por valor de £3.75. Los chuperreteo y los pego en el "Special Delivery" envelope.
  • 13:00 -- Después de muchas vueltas e incontables vistazos al mapa, y con la ayuda de un policía local, la encuentro: Embajada española. ESPAÑA! RA, RA, RA!
  • 13:16 -- Salgo de la embajada habiendo entregado el antiguo pasaporte, una foto reciente, £11.35 y un sobre "Special Delivery" con sellos por valor de £3.75. La chavala que me atendió fue muy simpática y agradable. El martes próximo debe de llegar el pasaporte nuevo al 42 de Piccadilly.
  • 13:19 -- Ah! Los pasos de peatones son respetados con religiosidad.
  • 13:55 -- Llego a Victoria Coach Station.
  • 14:01 -- Tomo asiento tras haber localizado la puerta por la cual accederé al autobús de retorno (gate 17). Acabo de pagar diez duros por mear y ahora procederé a comerme mi sandwich y mi mandarina (por supuesto me he lavado las manos :P).
  • 14:16 -- Compro una CocaCola en la tiendecilla que quedaba próxima a mi asiento, para bajar el sandwich y de paso poder decir que no me fui de Londres sin comprar nada (si no contabilizamos los 20p que hube de soltar para orinar).
  • 14:26 -- Me he acercado al edificio/bloque comercial donde de vi el "INFOME-SHON SENTA-" (la oficina de información al visitante japonés). Salvo un mapa de Londres con leyendas en Katakana - más curiosidad que otra cosa - no veo nada que me resulte de interés. Paso de hablar con las dos mujeres de información porque no llego a idear una conversación productiva.
  • 14:39 -- Me siento, ahora sí, en una de las sillas correspondientes a la puerta diecisiete. Ya solo nos queda esperar a que nos autoricen a subir al bus.
  • 14:59 -- Nuevamente en el autobus. Escuchando otra vez las lecciones de japonés. Hay un tío sentado en la primera fila de butacas - yo vuelvo a ocupar la tercera - con el mismo pelaje que alguna vez llegó a tener Frodo.
  • 15:10 -- Arranca el autobús y se enciende el reloj digital que se encueltra junto a la pantalla de televisión. Marca las 15:18. Me preocupo ligeramente - pretendo coger el bus con destino a Tamwort que parte de Birmingham a las 18:31, es el último -, el trayecto debe rondar las tres horas de duración. Miro mi reloj. Todo va como debe.
  • 15:14 -- Tiempo para una nueva cabezada.
  • 17:26 -- He podido dormir algo y hace un rato me entretuve durante algunos minutos leyendo el Superjuegos. Según los paneles informativos de tráfico que voy viendo, parece ser que llegaremos antes de las seis.
  • 17:35 -- 22 millas para Birmingham.
  • 17:39 -- 19 millas para Birmingham. Quien quiera puede calcular la velocidad media que lleva el autobús (bien escasa).
  • 17:45 -- Empiezo a perder la señal de la emisora en el Muvo - una emisora de Coventry -. Esta me la sé: "The last time you fall on me for anything you like...".
  • 17:51 -- 9 millas to Birmingham. Empiezo a pensar que me va a tocar correr encuanto lleguemos a Digbeth Coach Station.
  • 18:07 -- Llegada a la estación sin incidentes. Tras mostrarle al chaval que me antecedía cuál es el significado de "pull", comienzo la carrera.
  • 18:21 -- Algo asfixiadillo, pero sin haber sufrido ningún percance digno de mención durante el recorido, alcanzo la parada de Upper Bull Street.
  • 18:41 -- Ya estoy sentado en el 116. El chófer es el gordito-chulo-pelopincho; éste me ha llevado ya unas cuantas veces. He hecho uso de mi "All Zone Day Ticket".
  • 18:44 -- Primera parada. Sube un tío raro enseñando unas tarjetas identificativas dispuestas en un tarjetero desplegable, al más puro estilo "agente Mulder". Alguno de ellos ha de ser el carnet de retrasado mental que lo exime de pagar ticket - con todos los respetos al colectivo subnormal, sólo intento aclarar que el personaje ése es muy raro: luce excesivamente feliz para vestir de chaqueta -.
  • 18:49 -- Otra vez pasamos por el escalextric, esta vez lo pasamos por debajo, esta vez de vuelta.
  • 18:55 -- Estudio los horarios del 777. Hay uno "White Swan - Piccadilly" a las 19:11 (hora "real", no por mi reloj). De no ser por los 20p que me costó la meada tendría el importe exacto para el ticket. Tendré que soltar el billete de cinco... London piss me off!! [como luego se me dice que utilizo el inglés "más de la cuenta"... venga, traduzo - aunque así pierde la gracia -: "Londres me toca ...la moral".
  • 19:16 -- Me bajo en White Swan. Espero que el 777 no haya pasado todavía. Haré tiempo buscando 5p por el suelo y, en el caso de encontrarlos, no será necesario que me deshaga del billete de cinco libras.
  • 19:21 -- La búsqueda de los cinco "pi" ha resultado infructuosa. Le he dado el billete al chófer para pagar los 40p del ticket y se le ha escapado un "Oooh! Jesus!". "Sorry mate, I haven't got 40p", "It's all right".
  • 19:28 -- Llego a casa habiéndome cruzado con la furgonetilla de los helados.


http://usuarios.lycos.es/fotosbruce/peluca.jpg

Eso soy yo justo antes de comenzar la jornada, con el trapo de CocaCola haciendo de bufanda, cámara en mano... y libretilla para tomar nota de los sucesos venideros.
Bajo la libreta mis llaves de la casa y mi nuevo móvil (¿alguien conocía la marca SAGEM?) británco de la operadora "T-Mobile".
Careto de concentración, de "esto va a salir tal cual está estudia'o", de "mañana me levanto a las doce por lo menos".
Y la mochila cargada con fotos de carnet, el sobre "Special Delivery", documentación, apuntes de japonés, algo para picar, una guía de Gran Bretaña - cedida por Jose - de la cual sólo me serviría de su mapa de Londres, mis libretas, el Superjuegos y pilas de recambio para la cámara y el Muvo - por si acaso -.



Ea! Hasta luego.