jueves, 6 de agosto de 2009

Trampas y preproducción 性

Hola de nuevo a todos los descarriados y descarriadas que habéis acabado precisamente en este rincón de la blogosfera.

En el caso de que tengáis instalados los carácteres japoneses en vuestro sistema operativo os informo de que el kanji del título significa "sexo" y posiblemente no tenga ninguna relación con lo que me proponga escribir a continuación. Se trata ni más ni menos que del burdo y antiquísimo truco de sacar partido al innato instinto afectivo-carnal del ser humano. Vamos, como si escribiese la palabra tetas con una tipografía ligeramente mayor a la del resto del texto y además la destacase en negrita, y sin venir a cuento y ya está, tan sólo para reclamar la atención.

He de confesar, no sin reconocer también algo de rubor al hacerlo, que la tarea que mayor tiempo me ocupa últimamente resulta ser la preparación de los guiones de mis nuevos vídeos, a los que esta vez le pretendo dar algo más de sentido, apunto con intenciones tranquilizadoras. ¿Por qué? Pues primeramente porque me gusta narrar, y el medio audiovisual te permite hacerlo jugando con múltiples elementos, teniendo que crear y ensamblar hasta conseguir el mecano que originalmente se tenía en mente. Muy entretenido, muy divertido a ratos y muy gratificante si al final obtienes el resultado perseguido. ¿Qué quiero narrar? Pues las aventuras de un chaval que ronda la treintena que piensa no encajar en su entorno pero que mantiene tener una y sólo una idea bien clara respecto a sus intenciones en la vida: marcharse a vivir a Japón. Todos los diálogos irán subtitulado en nihongo-日本語-japonés a la espera de reacciones de cualquier tipo desde el deseado destino.
Esto de los guiones está resultando más trabajoso de la cuenta. Van cogiendo forma pero muy poco a poco. Los medios técnicos serán caseros. Confío en algún que otro milagro desde el After Effects. Y en el fondo quiero que sea sobre todo un fruto del trabajo familiar, un fruto no pocho, ésa es la meta.

También voy a comentar en el presente post que me he vuelto asiduo de varios blogs de españoles residentes en Japón. Los descubrí en un principio buscando documentación para lidiar con los mentados guiones a los que aún tengo que ir rellenándoles huecos y más huecos. Es un gustazo empaparse de los contenidos de kirainet, ungatonipon y especialmente me ha gustado el desternillante estilo de Ale cuyo blog se llama pepinismo, haciendo alusión a su nombre artístico que es Pepino. Impagables sus clases de japonés en escuchajapones.com. Y vaya, hoy me acabo de enterar que es de mi quinta; él ya bien casado con japonesa y todo y yo aquí con los palos de ciego. Tengo que espabilar.
Ya estoy mirando vuelos para catar el país. He visto precios interesantes y es posible que un par de mesesitos en una ETT me sean suficientes para costearme la aventura en la que me acompañaría Frodo, de hecho es quie más insiste en dar ya el paso. Me ronda la cabeza que llegado el momento y en suelo nipón podríamos habernos preparado con anterioridad cualquier número de animación callejera escenificando cualquier estereotipo de forma cómica y lo mismo así hasta nos podemos autofinanciar el día a día. Pero vamos, eso son sólo pensamientos que valorar y/o moldear.

Y sigo pendiente de inventarme algún talento que me permita quedarme en Japón.

バイバイ (adios)