sábado, 8 de agosto de 2009

Wii y Scene


Yo he sido seguero desde chiquetito. La memoria no me ayuda en el sentido de que ya se me hace imposible concretar el origen de mi devoción por la marca Service Games y sus productos, cuanto más pretendo retroceder a través de la vorágine de recuerdos más difuso se vuelve todo. Algunos que sí identifico y que pudiesen haber sido factores importantes son las Master System II de "David del Miguel Ángel" y Miguel Ángel y la de "el David del Scooby" (Cuando éramos chicos no nos complicábamos con apellidos para diferenciar "Davises"; Scooby era el pastor alemán de nuestro vecino y mi hermano era "el David del Bruce"). Y también tengo muy presentes a pesar del tiempo las estampitas de Bollycao con imágenes de carátulas de juegos de Megadrive y Master System. Tal vez alguno de esos factores tuvo algo que ver. O tal vez no. Por aquella época o eras "de SEGA" o eras "de Nintendo", las videoconsolas eran un lujo, para nada resultaban tan comunes como ahora que prácticamente ya se han convertido en uno más de esos electrodomésticos cotidianos como pueden ser un reproductor de DVD o una freidora por ejemplo.

Hace algo más de año y medio llegó a casa la última consola de Nintendo empaquetada junto con un montón de complementos. Se trataba del regalo de Reyes para mi hermano que habíamos completado al alimón entre Inma y yo. Era la consola de moda que no podía faltar en ningún hogar. Nintendo conseguía vender hardware desfasado a precio de oro gracias a la innovación de sus mandos de control. "Todo el mundo" el mundo quería una Wii, un par de semanas después de conseguirla casi todo el mundo ya se había olvidado de ella.
Mi interés en esta consola era nulo y además cuando Inma me contó que pensaba regalarlársela a David por Reyes, yo por aquel entonces me esforzaba en revivir mi Dreamcast a base de incitar a jugar con ella a mis hermanos en cuanto se prestaba la ocasión. También compraba juegos originales de segunda mano a muy buenos precios a pesar de que la última consola de SEGA estaba considerada como la consola más fácilmente pirateable y por ello a muchos no verían necesidad de pagar por lo que simplemente te podías descargar de internet.
Tampoco veía necesario en ningún sentido la compra de una nueva videoconsola para David pues él no parecía mostrar ningún interés en el mundo del videojuego más allá de World of Warcraft. Pero bueno, ella estaba decidida principalmente porque no se le ocurría otra cosa, y yo le dije que ya puestos me parecía una mucho mejor opción la Xbox 360 de Microsoft. Como ya comenté al principio la elegida terminó siendo la cacareada consola del mando que se agita.

Ya que la decisión estaba tomada empecé a prestar más atención a las posibilidades de la consola, que si bien a nivel de juegos dejaba bastante que desear, en cuanto a su futurible scene no pintaba precisamente mal (aunque por aquel entonces dicha scene aún se encontraba en estado latente).
¿Que qué era la scene? Esto es más o menos fácil de explicar. Vale, la consola como tal, tal como ha sido fabricada tiene el fin de ejecutar los juegos en DVD que cada cual se irá comprando en el comercio que se tercie. Además de eso tiene sus otras opciones que permiten ver noticias o el tiempo a través de internet, o usar un navegador web un tanto limitadillo. Para eso es para lo que se ha fabricado la consola.


Bien, pues la scene es toda esa labor que se lleva a cabo para liberarse de las restricciones impuestas por el fabricante. La scene comienza con el estudio del hardware para encontrar la manera de ejecutar código sin firmar, esto es, que la consola reaccione ante un programa ajeno a los aprobados por Nintendo (ya sean los juegos o los canales para ver las noticias o las fotos por ejemplo). Quienes consiguieron esto en Wii pasaron a denominarse Team Twiizers y el primer método para ejecutar código no licenciado consistía en llevar a cabo los siguientes pasos:
  1. Hacerse con el juego The Legend of Zelda Twilight Princess.
  2. Descargar de su página web el archivo de guardado de una partida de dicho juego convenientemente modificada por los Twiizers.
  3. Grabar esa partida en una determinada ruta de directorios dentro de una tarjeta SD. Grabar en la raíz de esa misma tarjeta el programa sin firmar con el nombre boot.elf.
  4. Habiendo introducido la tarjeta SD en la Wii, a través de los menús de opciones de la consola había que transferir esa partida modificada a la memoria interna de la consola.
  5. Se carga el juego (Zelda) y cuando éste empieza te solicita que indiques cuál es la partida guardada que deseas continuar selecciona la primera.
  6. Mueve el personaje hacia atrás y voila! El programa que dejaste en la raíz de la tarjeta con el nombre de boot.elf se está ejecutando en tu videoconsola.
A este método, se le bautizó como Twilight Hack y resultaba un tanto tedioso, si bien las siguientes veces que lo pusiéramos en práctica nada más que tendríamos que haber llevado a cabo los pasos 5 y 6 y haber cambiado el boot.elf por cualquier otro programa que quisiésemos probar.

Si mal no recuerdo el primer software creado por la scene para sacar provecho del Twilight Hack fue un clon de Tetris. Por cierto que a todos estos programas amateur creados por la scene se les conoce como aplicaciones homebrew.
El típico clon de pong también apareció poco después y es posible que el primer emulador que viese la luz en la scene de wii fuese el Rin que permitía jugar a cualquier juego de Gameboy.

Estos juegos se creaban gracias a un entorno de programación desarrollado por otros participantes de la scene que en este caso estaban proporcionando las herramientas mientras que los Twiizers habían abierto las vías de acceso hacia las entrañas de la wii.
La scene avanzaba muy poco a poco, y de hecho las primeras aplicaciones amateur ni siquiera podían hacer uso de los "revolucionarios" mandos de la consola. Los únicos mandos que se podían usar en primera instancia eran los mandos con cable de la anterior consola de Nintendo (para asegurarse un considerable catálogo de salida, Nintendo hizo que wii fuese retrocompatible con los juegos de Gamecube, la anterior consola que lanzaron al mercado). Al cabo de algunos meses los sceners encargados de desarrollar el entorno de programación consiguieron dar soporte para que cualquier programador de homebrew pudiese emplear sin restricciones los mandos de wii.

De mientras muchos aficionados a la programación se dedicaban a crear pequeños juegos, reproductores de música o emuladores de antiguas consolas, los Twiizers se concentraron en crear un sistema de carga de hombrew que no fuese tan coñazo como lo era el Twilight Hack. Habiendo llevado un santanderino con el pseudónimo de marcan la mayor parte del trabajo, meses después de su primer gran aporte, el Team Twiizers ofreció a la comunidad el fabuloso Homebrew Channel. En esta ocasión el boot.elf (la aplicación) que liberaron resultaba ser un instalador de un canal que se quedaba residente en la memoria de la wii y era accesible desde el menú principal. Si Nintendo había incluído en su videoconsola canales para consultar las noticias, el tiempo, ejecutar los DVD de juegos, o navegar por internet, la scene acababa de proporcionar un elegante canal destinado a lanzar homebrew de forma cómoda y efectiva.


El Hombrew Channel se integraba en la consola como un elemento más y cuando se accede a él se muestran todo el hombrew guardado en la tarjeta SD. Se acabó para siempre tener un único homebrew en la raíz de la tarjeta con el nombre de boot.elf. Utilizando el canal hombrew no había más que crear en la tarjeta una carpeta llamada apps y dentro de ella tantas carpetas como quisiéramos, cada una de ella para contener una aplicación amateur independiente (esa apliación si debería seguir llamándose boot.elf; actualmente boot.dol).


La scene no ha dejado de avanzar y los Twiizers crearon más adelante una nueva utilidad todavía más poderosa que el Hombebrew Channel pero a la que a día de hoy aún no se ha empezado a explotar como merece. Sí se conoce que se está desarrollando un linux completamente nativo gracias a ella. Ésta es además complementaria del canal hombrew cuya vida será la de la propia wii. Y también es un hecho que algunos de los propios equipos de programación licenciados por Nintendo para que hagan juegos en su consola usan el Hombrew Channel para hacer pruebas por las ventajas que les ofrece.

Algunas estupendas aplicaciones homebrew que le otorgan mayor valor a la consola son por ejemplo.
  • Un reproductor de vídeo que práctimente permite visionar cualquier contenido multimedia en la consola siempre y cuando no se trate de alta definición ya que la potencia de la wii se queda corta en esos casos. (mplayer_ce)
  • Los emuladores de consolas de 8 y 16 bits: Megadrive, Super Nintendo, NES, Master System... con ellos se puede jugar a cualquier juego de esas consolas. De hecho a mí me divierten más que los actuales, y también resulta agradable rejugar y rememorar esos juegos que nos reunían a todos los pequeñajos frente a la Master System. ¡Qué gran juego el Astérix!
  • Cargadores de juegos de Wii por USB. Éste es sin duda el mejor de los avances para los piratones. Directamente se puede pasar una imagen de un disco de wii a un disco duro usb y mediante estos cargadores el juego funcionará como si se tratase de un disco normal. Mientras quepan, en el disco duro usb puedes meter un centenar de juegos de wii.
  • Cargadores de juegos copiados en disco: aplicaciones que lanzan un disco copiado saltándose la protección anticopia que incluye la consola de serie.
La scene y el hombrew sólo tienen el límite que imponga la potencia de la consola. Muchas son ya la aplicaciones que altruistamente la comunidad ha desarrollado y puesto a disposición de quien quiera hacer uso de ellas. Las actuales no dejan de perfeccionarse y siempre habrá novedades por llegar.
En el horizonte se vislumbra una emulación perfecta de la famosa playstation, emulación de Nintendo 64 que también contó con un muy interesante catálogo de juegos, el propio wii-linux que convertirá nuestra videoconsola en un PC con conexión wifi y bluetooth por lo que disponer de utilidades como skype no deberá resultar extraño...

Post dedicado a todos los sceners: GRACIAS, y a todos aquellos que no sabían qué era la scene.