sábado, 9 de enero de 2010

9/11 Cómo nos vendieron la moto

Me voy a autopermitir hoy contribuir con una nueva pequeña gotita de llamamiento a la concienciación antes de nuestra casi inminente partida a tierras asiáticas, que por cierto, en mi caso particular afronto con más impaciencia que nerviosismo dicho sea de paso. El pequeño vídeo enlazado forma parte de uno de los últimos posts del blog de la Asociación por la Verdad sobre el 11 de septiembre de 2001, al que ya de paso también le he copiado el título. Por si a alguien se le escapó y tiene curiosidad, ya le dediqué un post más o menos extenso al tema de las banderas falsas del 11-S poco tiempo después de empezar a interesarme por él, lo que venía a ser después de semanas y semanas viendo, leyendo y contrastando todo lo que se me ponía a tiro. Es lo que tiene el desempleo, te sobra tiempo incluso para pensar, lo que me hace preguntarme que cómo es posible que ese detalle no lo tuviesen en cuenta cuando cocinaban la crisis mundial. Bueno, da lo mismo, quien quiera darle al play, ahí lo lleva.


Y ya está. ¡Chin-pún!, las siguientes entradas del blog ya sí que serán las sinopsis de los "Campobeateños por Honshu" que editaré a la vuelta, o lo que es lo mismo, de aquí a tres o cuatro días comienzan las minicrónicas del viaje a Japón. Y ahora voy a terminar de pasar mis apuntes de japonés al cuadernillo (porque a ver qué hago frente al ordenador todavía) y a ir preparándome ya para marcar en ese fantástico (por lo absurdo) cuestionario de vuelo que NO pienso cometer un acto terrorista, quedad tranquilos.