jueves, 7 de enero de 2010

¡Ojú que frío!

Hoy hemos andado de compras en el Decathlon hace un ratillo escaso. En concreto ataviándonos con algunas prendas de invierno que nos puedan salvar de alguna tiritona en Japón y que por el motivo que fuese no se encontraban en nuestros roperos. Yo sólo me he traído un par de guantes y un chubasquero tamaño wookiee, Frodo un gorrito, un chaleco, calcetines y no recuerdo que más. Las botas que la familia pretendía que se comprase prevenir la amenaza hipotermia podal (estamos un tanto tremendistas, ¿no?) al final no se las compró argumentando que de ninguna de las maneras se las iba a llevar. La razón fue lo suficientemente buena para que se quedaran en la estantería. Me olvidé la cartera y le debo a Chari veintidos euros que con carácter inmediato devolveré. Invierno y hace frío, cómo son las cosas, ¿no?

Y la semana próxima, en vivo y casi en directo desde Japón el anecdotario de los campobeateños en su periplo descubridor en la tierra de Rumiko Takahashi.