domingo, 25 de julio de 2010

Calefacción con suelo de compost

Traducción de un texto original de Marc Silverman

Como alternativa a los sistemas basados en combustibles fósiles, se tomó la decisión de sustituir el sistema de calefacción por uno basado en la capacidad de retención calorífica del compost.

Habrá que comenzar mezclando en una gran pila materiales orgánicos de carbono y nitrógeno (leña, hojas secas o hierba verde por ejemplo) en la proporción adecuada (en torno a 30:1), añadir agua hasta conseguir la consistencia de una esponja mojada (aproximadamente un 45~55% de humedad), mantenlo aireado para que las bacterias puedan respirar, coloca unas cuantas mangueras de jardín en el montón y hazlas llegar hasta la casa donde se vayan a conectar al radiador (como el que utiliza cualquier coche), y luego, de vuelta a al montón.

Una bomba hará circular el agua a través de tubos y el radiador, y puesto que el compost calienta, el agua calienta el radiador. Un ventilador sopla a través de las aletas del radiador llevando y moviendo el calor en la habitación. ¡Voila!, calefacción natural y económica.

Consulta y descarga del documento completo en Google docs.