jueves, 15 de julio de 2010

Cómo Construir una Piscina Natural

Texto original de Douglas Buege y Vicky Uhland

Aunque ya son bastante comunes en muchos países Europa, las piscinas naturales están todavía en su infancia en otros lugares. Pero en los últimos años unos cuantos constructores un creciente número de particulares han aprendido a construir piscinas sin depender de una masa de productos manufacturados y aditivos químicos. Han descubierto que es posible construir piscinas que suponen una mayor implicación con la naturaleza y fusión con el paisaje natural. Las piscinas naturales emplean grava, piedra y barro en lugar de cemento o fibra de vidrio, y plantas acuáticas en lugar de los dañinos productos químicos y los complejos sistémas de filtrado mecánicos. Las plantas enriquecen la piscina con oxígeno, dan apoyo a las bacterias beneficiosas encargadas de consumir desperdicios y organismos dañinos, y ofrecen un hábitat a ranas, libélulas y más vida acuática. El resultado es un bello sistema ecológicamente diverso cuya construcción resulta relativamente barata. (Una piscina natural puede costarte unos 1800 euros si te encargas personalmente de su construcción, mientras que las piscinas convencionales pueden llegar a costar más de 7000 euros.) Las piscinas naturales no necesitan nocivos productos químicos, se pueden considerar de escasa demanda tecnológica y una vez instaladas sólo requieren un mínimo mantenimiento. No tendrás que drenar la piscina cada otoño. Excepto por laesporádica necesidad de relleno, sólo tendrás que llenar la piscina una vez.




desde Google Docs